Baba Yaga (Dyado Yag)

Baba Yagá (en ruso Баба Яга) es un personaje recurrente en el folclore y la mitología eslava.

Baba Yagá es vieja, huesuda y arrugada, con la nariz azul y los dientes de acero, posee una pierna normal y una de hueso por lo que a menudo se le da el apelativo de “Baba Yagá Pata de Hueso”. Estas dos piernas representan al mundo de los vivos y el mundo de los muertos por los que deambula. Baba Yagá es un ser perverso y cruel, pero no totalmente malvado; come personas, generalmente niños. Sus dientes le permiten romper huesos y desgarrar la carne con facilidad. Pese a que consume diariamente grandes cantidades de carne, siempre tiene ese aspecto delgado y huesudo. Baba Yagá vuela montada en un almirez(a veces una olla) y rema el aire con una escoba plateada. Baba Yagá no permite que ninguna persona “bendecida” permanezca dentro de su propiedad, siempre y cuando ella sepa que la persona tiene una bendición.

Vive en una choza que se levanta sobre dos enormes patas de gallina que le sirven para desplazarse por toda Rusia. La valla de su choza está adornada con cráneos, en cuyo interior coloca velas. La idea de una casa con patas de gallina podría derivar de las cabañas de ciertos pueblos finoúgricos, que las construían de esta manera para protegerse de los animales. Para entrar en la casa, Baba Yagá dice el conjuro “Casita Casita, da la espalda al bosque y gira hacia mí”. El interior de la choza siempre está repleto de carne y vino. También es custodiado por los sirvientes invisibles de Baba Yagá, que aparecen como manos espectrales. Baba Yagá también tiene a su servicio a los caballeros blanco, rojo y negro, que controlan el día, el atardecer y la noche.

Baba Yagá ha aparecido en diferentes historias del folclore ruso, y algunas de ellas muestran distintas facetas suyas. En algunas, ayuda a la gente que le sirve. En otras se dice que guarda las “Aguas de la Vida y de la Muerte”, pues es “la Dama Blanca de la Muerte y del Renacimiento”. En otras dice que tiene dos hermanas, llamadas como ella y con su mismo aspecto.

En Bulgaria, a los niños se les cuenta que si se portan mal, vendrá Baba Yagá (o Dyado Yag, Дядо Яг) para llevárselos con un saco y comérselos. También se le asocia con magia negra.

También se cuenta que envejece un año cada vez que le hacen una pregunta y que para rejuvenecer bebe un té hecho de las extrañas rosas azules, por lo que recompensa enormemente a las personas que le traen alguna de estas rosas.

 

In Slavic folklore, Baba Yaga /ˈbɑːbə jəˈɡɑː/[1] (Russian: Баба-яга) is a supernatural being (or one of a trio of sisters of the same name) who appears as a deformed and/or ferocious-looking witch. Baba Yaga flies around in a mortar, wields a pestle, and dwells deep in the forest in a hut usually described as standing on chicken legs (or sometimes a single chicken leg).[2] Baba Yaga may help or hinder those that encounter or seek her out. She sometimes plays a maternal role, and also has associations with forest wildlife. According to Vladimir Propp‘s folktale morphology, Baba Yaga commonly appears as either a donor or villain, or may be altogether ambiguous.

 

[Not a valid template]

 

 

 

Licencia: Todos los derechos reservados

Año de creación: 2017

Estado: Disponible

Tipo de obra: Pintura / collage 

Medidas (en cms)

Altura: 90

Anchura: 60

Profundidad: 4

Soporte: Lienzo 3D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *